Burberry: The smalltown boy

0503

fotografía Jacob Sadrak y Carrol Cruz
texto Danaé Salazar
estilismo Ángel Macías
maquillaje Hiro Yonemoto @ Art Department
pelo Jerome Cultrera @ L’ Atelier NYC
modelos Ella Hope @ Elite NY y Mathew Later @ Heroes
todas las prendas Burberry February Capsule Collection
Las piezas de esta colección están disponibles para compra inmediata.

Se va como un visionario y a su paso también quiere dejar una huella social, de libertad. “En nuestra diversidad reside nuestra fuerza y nuestra creatividad”, puntualizó Christopher Bailey, quien representa una mezcla desafiante del creativo y el activista —basta ver su último desfile presentado en Londres el pasado mes de febrero—. Y es el último último. Así se despide de Burberry, como presidente de la compañía y como creativo. Con su partida nos deja, además, una muestra de cómo la tecnología y la inmediatez pueden, efectiva y acertadamente, cambiar la industria de la moda.

Por un lado, la instalación multisensorial que montó para la pasarela, la cual forma parte de una colaboración con United Visual Artists (UVA), un desfile de movimiento, luz y sonido, que además incluyó a aquellos personajes que han puesto a la marca por todo lo alto:Adwoa Aboah, JeanCampbell, Montell Martin y Edie Campbell —quien apareció en la primera campaña de Burberry en 2006—, además de Cara Delevingne, descubierta por Bailey hace más de siete años.

Ser director creativo en estos tiempos puede ser una labor monstruosa en el sentido de la magnitud de sus funciones. Para muchos representará el trono del glamour, pero creer que tener la capacidad de hacer un vestido bonito significa el éxito comercial y cultural de una marca o una colección, es como pensar que una embarrada de mermelada sobre un pan es lo mismo que comer una creación de Jordi Roca, el mejor repostero del mundo. No lo es. Un director creativo no hace una canción cualquiera, sino toda una sinfonía compuesta de miles de instrumentos y, a eso le suma una puesta de bailarines en escena. Es una labor titánica, deslumbrante. Y así lo hizo Bailey durante 17 años.