Los guardianes del arte

Por: Fernanda Sela
Fotografías: cortesía Montblanc

0709

Desde hace un año los curadores y académicos Sam Bardaouil y Till Fellrath fueron nombrados presidentes de la Fundación Cultural Montblanc, para la que dirigen los programas culturales, además de trabajar con la colección de arte contemporáneo “Cutting Edge Art". Su visión para esta colección, que tiene más de 10 años y guarda cerca de 300 obras —todas comisionadas por la firma con sede en Hamburgo— es indispensable para elegir acertadamente qué piezas sumar.

Este dúo sabe que en el arte contemporáneo hay que mantenerse alerta. Como dicen, “los momentos decisivos cambian todo el tiempo”. Por eso visitan más de 200 exposiciones al año y viajan constantemente de un lugar a otro para identificar a artistas que experimentan con nuevas formas de expresión en sus obras. Por si fuera poco, también se dan el lujo de hacer proyectos curatoriales con su plataforma Art Reoriented, que lanzaron en 2009, y para la que trabajan desde Munich y Nueva York.

Otro de sus papeles al frente de la Fundación es entregar el Patronage Award, que reconoce las aportaciones de personajes públicos a la promoción cultural. Platicamos con ellos durante su visita a México, a donde vinieron a dar el premio a Moisés Cosío, creador de la fundación Alumnos 47 y patrono de museos como el MUAC.

Fernanda Sela (FS): Montblanc comenzó hace más de 10 años su colección de arte contemporáneo, pero esta corriente cambia todo el tiempo. ¿Cómo ha evolucionado la colección y cuál es su hilo conductor? 

Sam Bardaouil y Till Fellrath (SB y TF): Desde el principio el enfoque ha sido impulsar a talentos emergentes y artistas jóvenes. Es una filosofía enraizada al origen de la fundación y va de la mano con la filantropía y el mecenazgo.

Todas las piezas en la colección son obras que comisionamos, todo es nuevo y nunca compramos piezas existentes. En todos los casos, primero buscamos hacerlas accesibles al público para que tenga la oportunidad de conocerlas, son exhibidas en un contexto público, como algún museo o una Bienal, y después llegan a nuestra sede en Hamburgo. Por ahora estamos enfocados en que crezca la colección, pero en nuestros planes a futuro está hacerla más accesible y facilitar préstamos. Si alguien ve una pieza en una exposición y está interesado en exhibirla, queremos que eso sea posible.

(FS): La colección tiene más de 300 obras de artistas de todo el mundo y con enfoques muy distintos, en los que se entrecruzan diferentes ideas y culturas. Si partiéramos de que el arte es el reflejo de una época, en esta colección ¿cuáles son las ideas que están en la superficie?

(SB y TF): Los valores que más destacan en la Fundación están relacionados a la educación, la innovación y las diferentes formas de documentación, como pueden ser la escritura o la creación de un archivo. Son temas que nos interesan y que están presentes en todos los proyectos de la marca.

También tiene que ver con la manera en que se ha ampliado el panorama geográfico. Colaboramos con 17 países distintos y es importante ver qué está sucediendo en cada uno y que ese intercambio pueda nutrir las obras.

(FS): Ustedes están al frente de la colección y trabajan en conjunto con un comité conformado por directores y curadores de museos de todas partes del mundo. ¿Cómo enriquece esto su visión? 

(SB y TF): El hecho de que todos seamos de diferentes partes del mundo genera un intercambio de ideas muy enriquecedor. El comité está formado por curadores y directores de museos como el Palais de Tokio en París, la Pinacoteca en San Pablo, la galería Tate en St. Ives y el Pérez Art Museum en Miami. Juntos discutimos las propuestas y evaluamos el perfil de los artistas para decidir con quién colaborar y comisionar una nueva obra.

(FS): Los formatos del arte contemporáneo son muchos; la obra más compleja puede ser el objeto más sencillo. ¿Les interesa un medio o un material en específico?

(SB y TF): Al inicio la colección estaba muy enfocada en la fotografía, la pintura y había un par de instalaciones, pero desde que estamos a cargo uno de los objetivos es integrar nuevos formatos. Un ejemplo es la instalación de dos artistas Filipinas, Katherine Nuñez e Issay Rodriguez, que presentamos en la Bienal de Venecia. El tema era la escritura y todo estaba hecho en tela y cosido, fue algo muy diferente.

La práctica de un artista no está aislada al contexto en que se produce y tiene mucho que ver con su visión y lo que decide subrayar. Cuando trabajamos con alguien es  importante tomar riesgos y ver qué puede salir de esa nueva colaboración.

(FS): ¿Dónde queda la escritura en todo esto?

(SB y TF): Los artistas contemporáneos se expresan de muchas maneras y la escritura siempre es una de ellas. Puede ser un poema o un texto, pero es un medio que funciona como cualquier otro para transmitir una idea. A través de ella se pueden interpretar y documentar los conceptos.

(FS): Trabajar con una colección corporativa, en lugar de una regulada por un museo, generalmente permite más libertades. En su caso, ¿cuáles son las ventajas? 

(SB y TF): En comparación con la de un museo, una colección corporativa tiene más libertades, empezando por que hay menos restricciones y las políticas no son tan rígidas. En nuestro caso, tomamos todas las decisiones y lo hacemos siguiendo los valores y la identidad de Montblanc, lo que es una ventaja, pues no estamos partiendo de cero y tener una visión definida nos permite enfocarnos en un objetivo.

(FS): La escena del arte en México está pasando por un momento de efervescencia, algo que lleva varios años. Es impresionante cómo en un día cualquiera puedes visitar galerías y museos de la ciudad y ver el trabajo de los artistas internacionales más importantes. ¿Cuál es su opinión de nuestro país?

(SB y TF): Es impresionante que en las ferias internacionales siempre hay galerías de México representando a grandes artistas. Viajamos todo el tiempo y lo vemos. Ahora que estamos aquí confirmamos que la oferta de exposiciones es impactante, se siente que hay algo sucediendo.

Es imposible no voltear a ver a México, pero no es casualidad; es un país muy rico culturalmente y está lleno de contrastes, tiene una larga tradición de arte, de arquitectura, y es sorprendente cómo hay mucho por descubrir. Pocos países en el mundo tienen la sensibilidad y apreciación que México tiene hacia la belleza, la artesanía o el color. También es un país complicado, pero eso lo hace más interesante para un artista.

(FS): México está presente en diferentes momentos de la historia de Montblanc. En otros años ya han sido premiados personajes mexicanos con el Premio Montblanc de la Culture Arts Patronage, que reconoce la labor de promoción artística, y la razón de su visita ahora es entregar el reconocimiento a Moisés Cosío, creador de la fundación Alumnos 47 y patrono de museos como el MUAC. ¿Cuál es su aportación a la cultura?

(SB y TF): Esfuerzos como el de Moisés deben ser reconocidos por su impacto e interés en la educación artística y la cultura. En su caso, vino de un interés personal y es su visión acerca de cómo deben ser las cosas para diversificar el arte y acercarlo al público por medio de su fundación Alumnos 47. Personas como él actúan por sí mismos y sin esperar al gobierno a que les de los medios para hacerlo. En México, como en muchos otros países, los fondos públicos destinados al arte muchas veces no son suficientes, así que iniciativas como estas marcan una diferencia y permiten que los proyectos sean posibles.

(FS): El nombramiento de su papel a la cabeza de la Fundación se realizó en Venecia, exactamente en el museo que alberga la colección de Peggy Guggenheim, una mujer reconocida por el apoyo que brindó a diferentes artistas y al arte en general. ¿Su figura ha influido de algún modo su práctica o ha servido de inspiración para este reto?

(SB y TF): Antes que otra cosa Peggy fue una gran galerista y una mujer muy valiente por el modo en que destacó en una industria dominada entonces por hombres. Fue una mujer pionera y visionaria que mostró en Nueva York el trabajo de los artistas más vanguardistas, cuando nadie los conocía. La noción de transmitir al público nuevas ideas a través del arte es uno de nuestros propósitos y una figura como ella nos inspira a hacerlo.