Más allá de lo material: Material Art Fair

Por: Begoña Irazabal
Retrato: Alberto Rebelo

0702

Casi metamaterial que es inmaterial…

Michelangelo Miccolis nació en México, pero es italianísimo; un pelirrojo con estilo. Ese día llevaba una pieza de joyería de la marca mexicana Varon y una chamarrita de fieltro azul marino. Es el encargado de la sección de performance de Material Art Fair desde el año pasado y sabe perfectamente lo que hace con este apartado llamado “Inmaterial”, un nombre que no podía ser más atinado.

Alberto Rebelo

Nos sentamos a platicar y Michelangelo me habla de algunos de los performances que se realizaron en la feria el año pasado. Llamó mi atención Warm Up, de la artista Cally Spooner haciendo estiramiento y calentamiento para empezar su pieza, pero nunca la empieza. Esa acción desató angustia, ansiedad, emoción… y es que el performance es un gancho, concluimos. Es preguntarse qué sigue y de qué se trata, es no perder de vista la actuación de quien está haciendo algo, el reto de intentar entender una historia e identificarse o todo lo contrario. No hay nada más artsy que la danza contemporánea porque no hay control, no es predecible, nadie sabe qué sigue, es libre, fluido, y es lo más cercano a la verdad.

Para este año los trabajos que se presentan en la feria serán más puntuales, me dice Michelangelo. No quiere darme muchos detalles, prefiere que sienta toda la curiosidad que ya siento, pero me cuenta que serán dos performanceros y sus equipos de trabajo que estarán sucediendo todo el tiempo: ocho horas seguidas en dos puntos de la feria, la terraza y el lobby.

Me enseña una revista y me habla de la chipriota María Hassabi, mientras vemos unas fotos de personajes echados en escaleras, increíblemente vestidos, con pantalones con pedrería y colores chillantes haciendo posiciones dramáticas en la calle. Y luego pasamos a Marten Spanberg –el chico malo de la danza contemporánea– y los performanceros que harán mucho baile combinado con actitudes cotidianas como sacarse selfies.

Ya lo dije. Miccolis sabe perfecto lo que hace. Investiga el performance y se clava con el contenido que las instituciones ofrecen a manera de proyecto paralelo, pero que brinda al público una opción distinta a la exposición tradicional, pues este género va más allá de piezas materiales, cuadros en la pared, y propone un discurso en movimiento, una coreografía o una puesta en escena que atiende a otras necesidades y expresa de forma vívida y real una situación.

Material Art Fair

En palabras de Miccolis “we perform, we perform everyday”. Y sí, todo el tiempo estamos actuando, tomando postura, eligiendo, protagonizando, viviendo.

Tengo una galería de arte emergente que se llama breve y empezó como un espacio en el que artistas jóvenes podían exhibir su obra. Uno de los artistas estaba harto de “producir” piezas, él quería hacer actos en vivo, empatizar con la gente, hacer sentir, llorar o reír o permitir que se involucraran en una acción... un espectáculo que no tuviera que ver con objetos, esculturas, pinturas, ni fotografías. Le pedí que me propusiera algo nuevo y quería ver cómo podíamos vender su intelecto, sus ideas acompañados de gestos, y en términos de mercado, sabíamos que teníamos que pensar una solución (quizá una institución pública o privada) que coleccionara y replicara performances para presentar varias veces en diferentes lugares. Por eso ahora me resultan tan refrescante pensar en la salida que se les da a este tipo de manifestaciones artísticas. Me parece espectacular que la dirección de la feria entienda y actúe en pro de disciplinas que de pronto no tienen cabida en este tipo de eventos, pero que pueden ser igual o más potentes que una buena pintura. Ahora toca a las galerías ver cómo pueden integrar el perfomance en sus programas expositivos y cómo puede ser redituable para ambas partes.