MUTEK.MX y la renovación de un festival

Por: Marcos Hassan - @Kiddieriot
Retrato: Omar Zepeda y Ximena Cia

2111


Todo parecía marchar en orden para la edición 14 de
MUTEK.MX. El prestigioso festival de vanguardia, tecnología y electrónica, había ya anunciado a grandes nombres del calibre de Squarepusher, Alva Noto, The Orb, Nina Kraviz, Telefon Tel Aviv, Tim Hecker y Steve Hauschildt, además de los nacionales Edgar Mondragón, Upgrayedd Smurphy, No Light y Camila Fuchs para presentarse este año. Como es habitual, se realizaría en varios recintos de diferentes tamaños, presentando opciones de música para el baile o la contemplación introvertida. Solo faltaba esperar a que llegara la fecha y comprar un boleto.

Esto fue antes del terremoto del 19 de septiembre de este año, que además de pérdidas humanas y materiales, también provocó una pausa en todo lo que sucedería en el futuro inmediato. En el caso de MUTEK.MX, había que revisar los diferentes inmuebles para cerciorarse que no hubiera riesgos para los asistentes, además de los esfuerzos inmediatos de rescate y recuperación que requirieron el apoyo financiero y físico de una importante parte de la población. Entonces se anunció que el festival se aplazaría.

“Ha sido una labor titánica resolver en poco tiempo lo que nos toma un año,” dice Damián Romero, el director del festival. “Hemos tenido suerte dentro de todas las circunstancias.” El festival pasó de hacerse en octubre a noviembre, y aunque pareciera que un mes no haría tanta diferencia, al momento de coordinar un cartel que comprende decenas de actos provenientes de diferentes lugares del mundo muchos de los cuales tienen bastantes compromisos en cuanto a grabaciones y presentaciones en vivo— comienza a verse como un gran predicamento. Por fortuna, el daño fue mínimo y se pudieron adicionar actos por demás atractivos.

Romero describe el festival en términos de narrativa, como si fuera una historia que se fuera contando con cierta estructura. El reto no fue encontrar sustitutos sino actos que no desentonaran con la visión original de esta edición. “La audiencia de MUTEK.MX es muy peculiar y exigente,” confiesa el director. “Cada movimiento que hacemos lo ponen bajo la lupa. Es importante generar un conversatorio con la gente. Una de las bondades de las redes sociales es tener contacto con el público, saber lo que quieren. Es así como llegamos a hacer el cartel de una manera que es un tributo a ciertas figuras que bajan a todo lo que sucede hoy en día.” Romero y su equipo concluyeron que están en tiempos de transición en términos generacionales, por lo que fue importante formar esta narrativa de pioneros y herederos. Asimismo, esto ayuda a establecer una antesala al marco de los 15 años de Mutek México, que sucederá en 2018.

Otro aspecto fue la reubicación de algunos de los conciertos por suceder, como el caso del Polyforum Siqueiros, donde originalmente estaba programado el debut en directo de las leyendas del ambient The Orb. Sin embargo, antes de la emergencia nacional, ya había habido modificaciones en cuanto a los recintos donde se acostumbra hacer el festival. Uno de los más grandes cambios fue La Fábrica (que sustituye al Foto Museo Cuatro Caminos). “El espacio ya estaba muy definido en el Fotomuseo,” dice Damián, explicando que buscaban un nuevo reto y una nueva forma de presentar el festival. Agrega que La Fábrica “no es un espacio más grande para que vaya más gente, sino para que el público tenga más espacio para bailar. Es una fábrica de acero de principios de siglo (en Tlalnepantla) y cuenta con una infraestructura que permite reimaginar las cosas, dibujar las ideas a nivel experiencia. Es un reto porque vamos más lejos de la zona de confort para seguir dando la experiencia Mutek. Espero que siempre tengamos la energía de generar cambios para hacer mejor las cosas y no quedarnos estancados.”
Esta energía fue fundamental para llevar el festival a otro nivel y actuar de una manera más profunda. “Tuvimos oportunidad de plantear una manera de ayudar,” dice Damián. “Generar una estrategia para usar el festival como un vehículo para seguir empujando las cosas que se siguen necesitando, y no ha parado. Los artistas, invitados internacionales y nuestros amigos preguntaban ‘¿cómo puedo ayudar?’, todos preguntaron cómo contribuir al país.” Es así que se estableció una campaña de Kickstarter para juntar fondos para la reconstrucción de las zonas afectadas por el sismo. “El arte y la cultura son detonadores importantes para reconstruir las cosas,” dice Romero.

MUTEK.MX permanece como uno de los eventos más importantes en la cartelera anual en nuestro país. Lo que pudo haber sido una cancelación por causas de fuerza mayor, se convirtió en el replanteamiento de cómo un festival de música, arte y cultura puede reflejar los deseos de una sociedad que siempre se levantará, así como uno que pretende inspirar y contribuir a su país.