Proyectos de bienestar social

Por: Rodrigo De Noriega

2709

Los estragos que dejaron los sismos del 7 y 19 de septiembre en varios estados de nuestro país son palpables. La ayuda inmediata de víveres y herramientas para rescatistas ha llegado a las comunidades que lo requieren, pero es necesario seguir aportando. Conforme van pasando los días, nuevas iniciativas traen soluciones a largo plazo, a problemáticas sociales.

Vivienda emergente

El proyecto que cuatro diseñadoras industriales idearon en 2014, se reactivó ahora tras el sismo de la semana pasada. Su propuesta de creación de vivienda para personas desplazadas es económica (todo el material cuesta menos de 2,000 pesos) y fácil de ensamblar. Se construye por medio de un sistema de placas de triplay y cinchos de plástico en menos de dos horas. El modo en que las piezas se ensamblan genera espacios interiores para almacenaje, y considera espacio de descanso y privacidad hasta para 4 personas por unidad.

Viviendas PET

VIEM es una asociación sin fines de lucro que surgió en Querétaro y propone un modo de construcción en donde envases de plástico reemplazan tabiques o ladrillos. Este método provee una estructura resistente que puede aguantar sin mantenimiento entre dos y cinco años, un lapso óptimo para la reconstrucción de hogares permanentes de personas que han sido desplazadas. Además de ser una buena estrategia para la reutilización de desechos, las construcciones con ecoladrillos son antisísmicas y aislantes térmicos y acústicos. Durante estas semanas, la asociación está recolectando botellas de plástico de los centros de acopio. Es importante que dichas botellas no se aplasten y se mantengan con tapa.

Tejiendo tapetes

La iniciativa de Lorena Rayo, estudiante de diseño textil, se concentra en la creación de textiles tejidos en gancho a partir de deshacer bolsas de plástico de segunda mano. Con estos materiales realizan tapetes y colchonetas que sirvan de aislante y resguardo. Estos tapetes son una solución económica, sustentable y rápida para personas que no tienen una cama donde descansar. La labor requiere de un suministro constante de bolsas de plástico. Conoce dónde llevar las que no utilizas a través de la página del grupo en Facebook.

Colectivo 7 jaguares

Por más de dos años, este grupo se ha dedicado a la creación de viviendas artesanales llamadas Yurtas. Este tipo de construcción mongola es antisísmica, expansible,  completamente móvil, se arma en un solo día y su tiempo de vida es largo, pues resiste a vientos fuertes y climas extremos. Tras el sismo en Oaxaca, de la mano del estudio de diseño textil Biyuu, han enfocado su labor a la construcción de este tipo de vivienda para las familias afectadas en la región del Istmo de Tehuantepec. El proyecto está buscando apoyo en especie (para reunir la lista de materiales que se requieren para cada estructura) y gente interesada en capacitarse para crear una red que construya más viviendas.